jueves, 28 de marzo de 2013

Hot Cross Buns


La anglicana Inglaterra, al igual que la católica España, también tiene sus propias tradiciones gastronómicas pascuales, de las que los Hot Cross Buns son quizá el ejemplo más conocido.

Se trata de unos bollos especiados y con frutas secas, con una característica cruz de la que toman el nombre. A pesar de su condición de tradicionales (o quizá por ello), las referencias por escrito o su presencia en recetarios data de hace unos tres siglos, aunque se sabe que su existencia es anterior. Una ordenanza de los tiempos de Isabel I prohibía explícitamente su comercialización fuera de la Semana Santa -la fecha tradicional para consumirlos es Viernes Santo- y las Navidades, siendo los funerales las únicas excepciones. Es posible relacionar esta censura con una identificación del bollo con el culto católico, que la entonces joven Inglesia anglicana estaría deseosa de erradicar o al menos atenuar hasta la invisibilidad, y que convirtió en una rareza local las galletas en forma de vieira de Abberfraw, de las que ya hemos hablado.

Hace treinta años era difícil encontrar Hot Cross Buns si uno no visitaba Inglaterra en Semana Santa, que era justamente las vacaciones en las que yo iba a Londres. En aquellos viajes me debía de comer al menos uno cada día, cautivado por la dulzura de las pasas y el aroma especiado que desprendían aquellos bollos. Recuerdo con especial agrado el inconfundible aroma que desprendían las bakeries y que provocaban en uno un gozo anticipatorio del bollo o pastel que en cuestión de minutos tendría en la mano. Pero poco después las visitas cambiaron de época del año y en verano era imposible encontrar Hot Cross Buns. Los eché de menos fervientemente. Ahora se venden fuera de temporada en los supermercados, que además han desarrollado variantes de distintos sabores. Pero es mucho más divertido prepararlos en casa.

Hay numerosas recetas entre las que escoger. Ayer preparamos una muy sencilla, aunque hay que tener un poco de paciencia por el tiempo de fermentado al que se somete la masa.

Se empieza por mezclar en un recipiente 625 gramos de harina, una cucharadita de sal y dos de especias variadas molidas (jengibre, cardamomo, etc) con 45 de mantequilla en dados. Se le añaden 85 de azúcar, la ralladura de un limón y un par de cucharaditas de levadura en polvo. Incorporamos un huevo batido, 275 mililitros de leche tibia y vamos amasando, proceso en el que introducimos frutas desecadas de nuestro gusto. Dejamos que fermente una hora y volvemos a amasar, para dejarla reposar de nuevo media hora. Dividimos en porciones (una docena, aproximadamente), las colocamos en una bandeja de horno y que descansen un cuarto de hora. Mientras, preparamos la masa para la cruz con dos cucharadas de harina y otras dos de agua. Con una manga pastelera la dibujamos sobre los bollos, que finalmente horneamos unos diez minutos a 240 grados. Al retirarlos los pintamos con golden syrup (una melaza clara) algo caliente, para que cubra bien, y dejamos que enfríen.

Sólo queda entonar la clásica canción:

Hot Cross Buns, Hot Cross Buns,
One for a penny, two for a pound!

7 comentarios:

  1. Que pintaza... No se si podré dejarlos enfriar :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Habrá que buscarles un buen libro como acompañamiento... ;-)

      Eliminar
  2. Hola, acabo de descubrir tu blog y me hago seguidora.
    Tienes recetas que tienen muy buena pinta y que voy a hacer.
    Si quieres pásate por mi blog.
    Un abrazo.

    *Pilar*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Pilar,
      Muchas gracias por tu visita y comentario. Nos alegramos de que te gusten las recetas. Acabo de descubrir en tu blog los pastissets, que no conocía, y parece que tienen una historia chulísima (además de saber genial, claro). Muchas gracias de nuevo,
      Abrazos,

      Eliminar
  3. Te hemos dejado un premio, puedes pasar a recogerlo en: http://malqueridabakery.blogspot.com.es/2013/04/felices-no-lo-siguiente-porque-nuestro.html

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola! ¿Esta receta se puede hacer también con moras frescas -congeladas en mi caso- o solo desecadas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Amalia,
      Gracias por tu comentario. Te recomiendo que uses frutas desecadas y no congeladas, porque en nuestra experiencia durante el horneado sueltan agua y estropean la masa. Suelen utilizarse pasas. Como son bollos típicos de Semana Santa y no coinciden con la temporada de moras nunca se las he añadido, pero es una buena idea para probar este verano. ¡Gracias!

      Eliminar